CAZAFANTASMAS
  POLTERGEIST
 

 

 POLTERGEITS  

 Hemos escuchado mucho esta palabra, pues es una de las explicaciones más comunes a los fenómenos suscitados en las casas embrujadas. La palabra poltergeist es alemana y significa “duende ruidoso”. En nuestro país se le ha conocido como “espíritu chocarrero”. Otra interpretación a su significado es la traducción de poltern (tocar) y geist (espíritu). Este fenómeno consiste en manifestaciones molestas un tanto inofensivas, tales como ruidos, movimiento de objetos pequeños, apagado o encendido de luces y aparatos electrodomésticos, etc.; toda una gama de travesuras que logran irritar a los moradores del lugar afectado. En ocasiones pueden ser, inclusive, muy violentas.

Generalmente un poltergeist se genera por la energía que se desprende de la sensible mente de un individuo con emociones reprimidas, que afectan su entorno físico. Muchas veces, el individuo en cuestión es un adolescente con un tipo de problema emocional. Pero sabemos ya que un fenómeno de este tipo no sólo se genera por individuos en la etapa de la pubertad; cualquier persona con alguna emoción reprimida puede ser el epicentro de éste fenómeno.

Los parapsicólogos, durante años, han estudiado a fondo el fenómeno del poltergeist. Para definirlo más científicamente, se le denomina como psicoquinesis espontánea recurrente. La psicoquinesis es una facultad paranormal que cualquier individuo podría desarrollar, con los procedimientos adecuados. Dicha habilidad permite al individuo afectar físicamente los elementos que le rodean, utilizando impulsos de energía emitida mentalmente. Esto puede ser intencional o, como en los casos de poltergeist, espontáneo. El poltergeist, en conjunto, es una manifestación sobrenatural que tiene sólidas bases científicas. Este fenómeno consiste en un flujo de energía psíquica, emitido por algún sujeto, aún sin que éste se entere de su condición de generador del fenómeno. Los factores externos que rodean al emisor de dicho fenómeno también influyen en la manifestación del mismo, que se puede clasificar de acuerdo con su magnitud, duración, intensidad y el tipo de situaciones que se presentan. Generalmente, se puede dividir en cuatro niveles de intensidad.

El nivel básico de los poltergeist se caracteriza por sonidos muy ligeros, bajas de temperatura, olores desagradables (que suelen atribuirse a manifestaciones diabólicas), y si hay mascotas en casa, se comportan algo inquietas.

En un nivel secundario podemos escuchar sonidos más concretos, como voces, risas, lamentos y algunos suspiros. La temperatura se afecta con más intensidad y se llegan a sentir corrientes de aire frío, sin que existan espacios por donde se pueda filtrar el viento.

Todas estas manifestaciones son muy esporádicas, pero cuando suceden más a menudo se considera ya un nivel mayor del fenómeno. Los aparatos electrodomésticos se encienden y apagan por sí solos, aparecen inexplicables escritos en techos, pisos y paredes, los testigos del fenómeno son tocados o golpeados por “manos invisibles”. Llegan a avistarse sombras o figuras fantasmales deambulando por el lugar.

El nivel avanzado o cuarto de este fenómeno presenta situaciones extremas, en donde se afecta de manera considerable al medio ambiente que rodea al fenómeno, o al emisor del poltergeist. Los objetos se mueven de su lugar, levitando lentamente o son arrojados con gran fuerza. Puertas y ventanas se abren y cierran sin ser tocadas. Muebles pesados comienzan a levitar o son arrastrados violentamente de un lugar a otro de la casa. Hay apariciones visiblemente claras de entidades. También se manifiestan lluvias de objetos pequeños y aportes.

Se le llama aportes a la materialización de algún objeto pequeño, como una moneda, que inexplicablemente cae como si hubiese sido lanzado con fuerza

 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
ESTA PAGINA AL IGUAL QUE SU INFORMACION Y LA SMIP SON PROPIEDAD DE CARLOS ACEVEDO PROHIBIDO SU USO TOTAL O PARCIAL SIN AUTORIZACION ®